Confirmado: cualquier cantidad de alcohol impacta negativamente en la salud

Ya lo sugirió la Sociedad Europea de Cardiología, aunque ahora el análisis es de la universidad británica Anglia Ruskin. Y los resultados son realmente sorprendentes: cualquier cantidad de alcohol impacta negativamente en la salud.

Aviso a los de las cervecitas después del trabajo o a los fans del vino al sol durante el fin de semana porque la Universidad Anglia Ruskin vuelve a confirmar lo que ya sugirió en su día la Sociedad Española de Cardiología: beber alcohol afecta a la salud y aumenta el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares -y aquí viene el apunte-, aunque el consumo sea menor de lo recomendado por las autoridades.

¿Y qué estipulan las autoridades como peligroso? El Ministerio de Sanidad, en su informe sobre los ‘Límites de consumo de bajo riesgo de alcohol‘, establece que en España el consumo de riesgo de alcohol es 20 gramos al día para hombres y 10 gramos al día para mujeres, aunque dejan claro que “no existe un nivel de consumo seguro de alcohol” y que “no consumir es lo único que evita sus efectos perjudiciales”.

Cualquier cantidad de alcohol impacta negativamente en la salud

Aunque, según datos de 2018 del informe de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), titulado ‘Prevención del consumo nocivo de alcohol’ y recogido por Statista, España estaría lejos de cumplir con esos objetivos. Tiene uno de los niveles más altos de consumo de alcohol: 12,7 litros de alcohol puro per cápita al año, lo que equivale aproximadamente a 2,6 botellas de vino o 4,9 litros de cerveza a la semana por persona de 15 años o más.

Según el Ministerio de Sanidad, el alcohol es la sustancia psicoactiva más consumida en España y la edad de inicio de consumo se sitúa en 14 años en ambos sexos. De hecho, en España, el consumo de alcohol es el 4º factor de riesgo de pérdida de salud, siendo el 2º en mujeres y el 5º en hombres.

23% más de riesgo de sufrir un evento cardiovascular

Un reciente análisis de la universidad británica Anglia Ruskin ha encontrado que, para aquellos participantes que bebían menos de 14 unidades de alcohol por semana -el límite recomendado por los médicos del Reino Unido-, cada 1,5 pintas adicionales de cerveza al 4% (alcohol por volumen) se asociaba con un 23% más de riesgo de sufrir un evento cardiovascular.

Por lo que beber menos del límite recomendado en el Reino Unido también aumenta el riesgo de problemas cardiovasculares como enfermedades cardiacas y cerebrovasculares, según esta nueva investigación publicada en la revista ‘Clinical Nutrition’.

Para llevar a cabo este trabajo, los académicos de la universidad británica examinaron las hospitalizaciones relacionadas con eventos cardiovasculares entre más de 350.000 residentes del Reino Unido con edades comprendidas entre los 40 y los 69 años (a partir de datos obtenidos del estudio UK Biobank).

«A los 333.259 sujetos que bebían alcohol se les hizo un seguimiento durante siete años»

La muestra incluyó a 333.259 personas que bebían alcohol. Se preguntó a los participantes sobre su consumo total de alcohol semanal y el consumo de tipos específicos de alcohol, como cerveza, vino y licores. Esos participantes fueron seguidos durante una media de aproximadamente siete años, y se registraron todos los incidentes en los que los pacientes habían sido hospitalizados por eventos cardiovasculares.

Todas las personas que habían sufrido un evento cardiovascular previo al estudio, los que eran exalcohólicos y los que no habían completado toda la información del registro sobre la ingesta de alcohol fueron descartados.

Desmontando mitos sobre la ‘curva en forma de J’

Uno de los objetivos de este estudio era desmontar el mito de que el consumo de alcohol, en cantidades pequeñas, sí era beneficioso. En este sentido, citan la ‘curva en forma de J’, que se refiere a la relación entre los riesgos cardiovasculares y la cantidad de alcohol consumido que tiene esta forma (a menor ingesta, menor riesgo), y se representa el comienzo en relación con el riesgo cardiovascular de los abstemios (los que no beben alcohol), el consumo moderado de alcohol, que se suele asociar a beneficios, y que, al aumentar el volumen de alcohol consumido, el beneficio se transforma en perjuicio.

Cualquier cantidad de alcohol impacta negativamente en la salud

“Estos sesgos incluyen a los no bebedores como grupo de referencia cuando muchos no beben porque tienen de base mala salud. La combinación de todos los tipos de bebidas al determinar el consumo de alcohol de una población de estudio y la incorporación del menor riesgo observado de enfermedad arterial coronaria entre los consumidores de alcohol está distorsionando el riesgo cardiovascular general potencial que tiene la bebida”, alertan los autores.

«Los sesgos subestiman los peligros asociados con el consumo de alcohol», apunta el Dr. Schutte

En esta línea, el autor principal, el Dr. Rudolph Schutte, insiste en que la curva en forma de J “es el mito más grande desde que nos dijeron que fumar era bueno”. Y asegura que los bebedores del estudio, aunque hubieran consumido menos alcohol de lo recomendado, “tenían un mayor riesgo de terminar en el hospital por un evento cardiovascular que afectaba al corazón o los vasos sanguíneos”.

El vino no ayuda, según este estudio

Y vuelve a desmentir otro mito: “Aunque escuchamos mucho sobre el hecho de que los bebedores de vino tienen menos riesgo de enfermedad arterial coronaria, nuestros datos muestran que su riesgo de otros eventos cardiovasculares no se reduce”, sentencia el doctor Schutte.

Y concluye: «Los sesgos enmascaran o subestiman los peligros asociados con el consumo de alcohol. Cuando se tienen en cuenta estos sesgos, se revelan los efectos adversos incluso del consumo de alcohol en niveles bajos, por lo que evitar estos sesgos en investigaciones futuras mitigaría la confusión actual y, con suerte, conduciría a un fortalecimiento de las pautas, al ver reducida la orientación actual sobre el alcohol».

DESCARGAS EN PDF
TOCÁ LOS LINKS PARA DESCARGAR

Logo fundación manantiales

Links de Interes

Logo fundación manantiales

Test Interactivo

Logo fundación manantiales
1) ¿Su familiar parece retraído, deprimido, cansado y descuidado en su aspecto personal?
2) ¿Lo nota hostil y falto de cooperación?
3) ¿Se han deteriorado las relaciones de la persona con otros miembros de la familia?
4) ¿Ha dejado a sus antiguos amigos?
5) ¿No le va bien en la escuela? ¿Ha empeorado las notas o la asistencia es irregular? ¿Llega tarde al trabajo, falta frecuentemente?
6) ¿Ha perdido interés por los pasatiempos, los deportes u otras actividades?
7) ¿Han cambiado sus hábitos de comer o de dormir?
8) ¿Usa desodorantes o perfumes para tapar algún olor?
9) ¿Tiene actitudes beligerantes ante sus preguntas o reclamos?
10) ¿Tiene las pupilas dilatadas? ¿Tiene los ojos colorados?
11) ¿Tiene conversaciones telefónicas o encuentros con desconocidos?
12) ¿En su casa faltan objetos de valor? ¿Tiene su familiar una necesidad creciente de dinero?
13) ¿Está más pálido de lo habitual? ¿Su aspecto esta mas descuidado?
14) ¿Encuentra usted cajitas de fósforos agujereadas en el centro del lomo del envase o cualquier otro artefacto (bolígrafos, llaves o tubitos) que servirían para fumar la colilla de un cigarrillo sin filtro hasta el final sin quemarse?
15) ¿Tiene la persona papel para armar cigarrillos (en cajita o sueltos)?
16) ¿Utiliza colirios?
17) ¿Tiene manchas de cigarrillos en los dedos?
18) ¿Tiene feo olor, incluso en la vestimenta y en las sábanas?
19) ¿Tiene elementos que permitan picar la droga como, por ejemplo, hojas de afeitar, tarjetas duras o cuchillos?
20) ¿Tiene elementos que permitan aspirar la droga como, por ejemplo, bolígrafos sin tapas ni tanque, tubitos, pajitas o billetes enrollados?
21) Si su familiar estuviera fumando crack puede tener elementos como pipas pequeñas o de fabricación casera, latas de bebidas agujereadas, tubitos de metal, etc. Si estuviera inyectando posiblemente se detecten cigarrillos de tabaco desarmados dado que se utilizan el filtro, jeringas y algún recipiente pequeño, como cucharas o tapitas de bebidas, para preparar la droga.
22) ¿La nariz le sangra o gotea a menudo?
23) ¿Tiene dificultad para hablar?
24) ¿Sale con amigos que se drogan?
Chatea con nosotros