Miercoles 29 de Agosto de 2018

A un cuarto de los adultos con esguinces de tobillo en EEUU se les prescribió opiáceos


Una cuarta parte de los adultos que acudieron a los servicios de urgencias con esguinces de tobillo recibió analgésicos opiáceos, según muestra un nuevo estudio. Esta es otra señal de la frecuencia con la que los médicos recurren a los narcóticos, incluso para lesiones menores.
 
La revisión estado por estado reveló una amplia variación en el uso de opiáceos para los esguinces, del 40 por ciento en Arkansas al 2.8 por ciento en Dakota del Norte. Todos menos uno de los nueve estados donde se prescribieron opiáceos por encima del promedio se encuentran en el sur o el suroeste. Ninguno se encuentra en las partes de los Apalaches o Nueva Inglaterra, que han sido los más afectados por la epidemia de opiáceos.
 
El análisis de 30.832 reclamaciones de seguros privados de 2011 a 2015 reveló que las prescripciones de los departamentos de emergencias pueden influir en el uso de opiáceos a largo plazo. La media de prescripción fue de 15 comprimidos, o tres días de hidrocodona, oxicodona, tramadol u otros narcóticos. Los pacientes que recibieron las cantidades más grandes tenían cinco veces más probabilidades de continuar con el uso prolongado de opiáceos que los que recibieron 10 tabletas o menos, aunque su número total fue relativamente pequeño. No se sabía si los receptores utilizaron opiáceos previamente.
 
Las recetas de opiáceos escritas por los médicos de las salas de emergencia son responsables de una pequeña porción de la gran cantidad de analgésicos narcóticos que consumen los pacientes cada año. La mayoría de las recetas provienen de médicos de atención primaria. Hubo alrededor de 215 millones de recetas para los medicamentos en 2016, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades.
 
El nuevo estudio analizó los hábitos de los prescriptores poco antes de que los CDC emitieran pautas que instaban a los médicos a usar opiáceos con moderación, y antes de que muchos estados y el gobierno federal se movieran para limitar la duración de las recetas de opiáceos por primera vez.
 
Los líderes del estudio consideran que el salto a los opiáceos surgió para cumplir con las expectativas del paciente. Además, especulan que algunos médicos ofrecieron opiáceos durante esos años porque durante su capacitación médica no se les había advertido lo suficiente sobre la adicción. Lo hacían para tratar agresivamente el dolor, como muchos habían aprendido, y para obtener calificaciones positivas de satisfacción del paciente, entre otras razones. La prescripción de opiáceos disminuyó durante los cuatro años que los investigadores hicieron esta revisión, a medida que crecía la conciencia sobre la epidemia de opiáceos.
 
La investigación fue publicada recientemente en la revista Annals of Emergency Medicine.
 
Otra investigación ha demostrado que los médicos no están seguros sobre la cantidad de opiáceos que pueden ofrecer en diferentes circunstancias. Un estudio de la Escuela de Medicina de Yale mostró que los hospitales podían disminuir el consumo de opiáceos reduciendo las configuraciones predeterminadas para los límites de píldoras en los registros médicos electrónicos de 30 a 12 pastillas. Otros han demostrado que cuando los cirujanos reciben pautas precisas para la cantidad de píldoras que deben recetar después de procedimientos comunes, el uso de opiáceos disminuyó drásticamente.
 
Pero un estudio de 2017 informó que el uso a largo plazo puede depender, en parte, de si una persona lesionada es tratada por un prescriptor de opiáceos de "alta intensidad" o "baja intensidad" en la sala de emergencias.
El Colegio Estadounidense de Médicos de Emergencia señaló que la mayoría de los médicos de urgencias emiten prescripciones narcóticas a corto plazo, pero que los médicos de atención primaria, a veces, dan seguimiento con un tratamiento de opiáceos más prolongado. La organización apoya el desarrollo de programas alternativos de tratamiento del dolor para la atención de emergencia.
 
Quienes dirigieron la investigación sobre opiáceos decidieron prestar atención a los tobillos torcidos porque son lesiones menores "que la mayoría de nosotros considera que es algo por lo que no daríamos opiáceos a alguien". La lesión debe tratarse con reposo, hielo y analgésicos no adictivos como el ibuprofeno. Esta dolencia, generalmente, se resuelve rápidamente sin causar dolor crónico, como pueden hacerlo los dolores de espalda. Eso permitió una visión clara de si la prescripción de emergencia dio lugar al uso de opiáceos a largo plazo, es decir, con cuatro o más recetas para cubrir los siguientes 30 a 180 días.
 
Los investigadores encontraron que el 25.1 por ciento de los pacientes recibieron opiáceos en la sala de urgencias. El cinco por ciento de los pacientes a los que se les ofreció inicialmente 30 tabletas o más se sometieron al uso prolongado de opiáceos. Solo el 1.1 por ciento de los que recibieron 10 comprimidos o menos indicaron un uso a largo plazo.
 
Fuente: The Washington Post