Viernes 01 de Septiembre de 2017

ADICCIONES: ¡¡Impresionante historia de vida!! Lucas nos cuenta como fue creciendo esta gran enfermedad. ¿Quéres saber cómo cambió?


Hola, mi nombre es Lucas, tengo 24 años, tengo un gran problema de adicción y les quiero contar un poco de mi y de lo que estoy haciendo ahora. Quizás a alguien le interese o se sienta reflejado.

Soy de una familia casi bien, mi madre trabajadora, mi padre tiene y tenía problemas con el alcohol, y había violencia hacia mi madre. Después de años se separaron, yo y mi hermano nos quedamos con mi mamá, ella tenía que salir a trabajar todo el día para nosotros poder comer. Yo pasaba mucho tiempo en la calle haciendo lo que quería, la única que me ponía un límite era mi abuela hasta que falleció, dejando un vacío en mí que recién ahora en tratamiento estoy trabajando.

En fin, me crié a la mía, como yo quería pero bien como todo niño , pero los años iban pasando y yo sin darme cuenta iba guardando muchas cosas dentro mío y volviéndome insensible. No era capaz de demostrar mis sentimientos y con un gran vacío dentro de mí, tuve la mala idea de tratar de tapar ese vacío con alcohol y con la marihuana. Mi madre se había dado cuenta y me quiso ayudar muchas veces, yo no la escuchaba, pensaba que estaba equivocada.

Llego un momento que la marihuana tampoco me satisfacía, y me encontré con la cocaína, el cemento, la nafta, las pastillas y creía que todo eso era normal, que era parte de mi vida, sin darme cuenta que estaba despertando una gran enfermedad en mi, que dañaba todo a mi alrededor. Esto no fue todo, me seguía sintiendo solo y un día se me presentó la famosa pasta base, ya había escuchado de ella muchas veces, de cómo te destruía, pero igual la quise probar y quizás fue la propia adicción, se fue metiendo en mí, en mis pensamientos, en mi ser. Me cambió la manera de pensar, de actuar, de todo lo que era.

Me quisieron ayudar muchas veces pero ella era más fuerte y yo no me quería separar de ella, se había convertido en mi compañera, y si ella no estaba me sentía mal, vacío. Nuevamente me mandaba cualquiera con tal de que este ahí presente y no me daba cuenta que lo único que ella hacía era destruirme a mí y a mi madre que la luchaba a la par mía. Al punto que sufrió de depresión y trato de quitarse la vida 2 veces para yo no verme mas así. También apareció una persona, como si alguien la hubiera puesto en ese camino que yo llevaba. Ella no consumía ningún tipo de droga, y no quería  que yo hiciera más, que no me siguiera destruyendo, se la jugó por mí, creyó en mí como muchos, pero ella un poco más.

Estuvo en todos mis momentos, en los buenos y más en los malos y en parte, llenó un gran vacío con su amor y su compañerismo, llegando a ser el amor de mi vida. Pero yo con mi enfermedad empecé a descuidarla, a hacerle daño, a mentirle, a jugar con ella sin darme cuenta.  Porque yo a esa mujer la amo, y hoy por hoy no está conmigo por todas mis cagadas. Y sabes quien estuvo y está hasta ahora aunque no me haya dado cuenta, mi madre. El amor de madre, lo que hizo por mí, no se lo pago con nada, siempre dio la vida por mi y nunca me di cuenta, nunca le di el interés a ese amor de hijo a madre, no se lo di porque la pasta base me había dejado ciego. La pasta base me hizo llegar al punto de pensar que estaba solo, que no tenía a nadie pero no es así.  Todos tenemos esa persona que se la juega por nosotros y sufre por nosotros.

Hoy por hoy elegí darme una oportunidad, por mi y por mi familia, nunca es tarde para salir adelante, para cambiar tu vida, para poder ser esa persona que alguna vez soñaste y acá en Manantiales te están esperando para ese cambio, esperando a cualquier persona que quiera cambiar, que tenga fe, nada está perdido, no importa la edad, importa la voluntad salir de todo eso que en realidad nos hace mal y nos engaña de tal manera que perdemos todo pero está en vos no dejar que eso pase, te esperamos.

Lucas.

#MeSientoBienSinDrogas #EnManantialesSePuede