Viernes 18 de Agosto de 2017

ADICCIONES: Terminamos la semana con el testimonio de Giovanni, que llegó a Fundación Manantiales para recuperar su vida.


Me llamo Giovanni, tengo 43 años, voy a contar un poco de mi vida, mis padres se separaron cuando yo tenía 8 años, yo soy italiano, nací en Nápoles, mi madre era uruguaya y mi padre Italiano, tengo una hermana también más chica, por 2 años. Sufrí mucho la separación de mis padres y cuando se separaron, mi madre volvió a su país llevándonos a nosotros con ella acá en Uruguay.

Los primeros 2 años mi padre vino a visitarnos y después por casi 8 años no tuvimos noticia de él. Un día yo tenía casi 18 años de edad, estaba buscando algo en un cajón y encuentro un numero de teléfono y en ese momento me dio por llamar, sin saber si alguien respondería, no sé si fue el destino pero contesto él. En ese momento cuando oí su voz y le dije al mismo tiempo "papá" nos emocionamos mucho y lo único que le pude decir era que quería verlo y estar con él, fue el día más lindo de mi vida porque desde de años sin tener noticias, poder encontrarlo fue algo increíble. Bueno después de esa llamada mi padre me mando el pasaje de avión y después de unos días llego a Italia para encontrarme con mi padre. Puedo decir que tengo una familia hermosa, pero después de la separación de ellos perdimos casi todo, lo más importante fue el dialogo. Esto me llevo a encerrarme en mi, sufriendo mucho por años, me llevo a distanciarme de ellos y empecé a juntarme con gente equivocada, mi padre en ese momento tenía una distribuidoras de chacinados y empecé a trabajar con él, empecé a generar mucho dinero, tuve varios autos, pero yo buscaba su afecto y no lo tenía. El quiso siempre un hijo a su modo, como el quería sin pensar. yo buscaba un abrazo que por años nunca tuve.

Así es que me sentía una persona poco digna de él y a los 25 años me metí con esas malas juntas, entre en el mundo de las drogas, que por tantos años me llevo a perder todo. Hace 8 años volví a Uruguay queriéndome alejar de esa vida, al inicio asentándome solo en este país pude conseguir trabajo y como yo decía, la soledad interior no me llevaba a ningún lado.

Empecé a consumir de nuevo y lo poco que había dejado por causa de la droga lo había perdido todo de vuelta. Así que busque ayuda porque no podía mas con mi vida y gracias a una gran mujer que hoy en día es mi pareja, me ayudo y pude contactarme con Fundación Manantiales. Ya pasó un tiempo que me encuentro contenido en una chacra de la fundación, me siento muy orgulloso de estar en este lugar para poder ser una mejor persona, honesta, porque acá no solo te dan la oportunidad de dejar la droga, te dan la oportunidad de darle valor a la vida que es lo más lindo y todo esto espero un día ser feliz como no lo siento desde hace años.

#MeSientoBienSinDrogas #EnManantialesSePuede