Viernes 24 de Febrero de 2017

ADICCIONES: Terminamos la semana con el testimonio de Alex, que llegó a Fundación Manantiales para recuperar su vida.


Mi nombre es Alex, tengo 22 años. Mi familia está formada por mis padres y un hermano menor. Una familia luchadora, humilde, trabajadora. Bueno, con respecto a mi niñez, siempre obtuve el amor de mis padres al igual que mi hermano. Fuimos educados, nos inculcaron valores y respeto. En mi adolescencia, había muchas cosas que de niño no entendía, debido a la conducta de mi padre. Aproximadamente a mis 14 años mi padre me reconoce su enfermedad, su adicción al alcohol y cocaína. Eso fue debido a que llegó un momento que no aguante y le pregunté qué era lo que pasaba, y ahí él me contestó que estaba esperando una edad para poder decírmelo. Para ser sincero no me afectó su adicción, lo que me afectó fue que habían muchas noches que le preguntaba a mamá dónde estaba papá y no recibia respuesta sino llantos. A mis 16 años dejé el liceo, comencé a trabajar, a salir, a tener mala junta, tomando alcohol, fumando tabaco, y a los pocos meses conocí la cocaína.. Así comenzó todo! Me empecé a vincular más con “los pibes de la esquina” hasta que conocí la pasta base. Un 2 de octubre de 2015 conozco a la persona que amo, Carla, y mi adicción fue creciendo dia a dia. Al año me pasa lo mejor que me pudo pasar en la vida, nace nuestro hijo.A sus 4 meses recaigo ya que un mes antes que él naciera me propuse no consumir y estuve 4 meses limpio a pulmón. Mis padres por internet encontraron Fundación Manantiales.Hoy hace 3 meses que gracias a Dios estoy limpio, mi familia está tranquila, veo a mi hijo cada 15 días y me siento bien conmigo mismo, todo gracias a las herramientas que me dan y el tratamiento, no solo a mi sino tambien a mi familia.Agradezco a la Fundación y todas las personas que forman parte de este proceso.

#MeSientoBienSinDrogas #EnManantialesSePuede

La imagen puede contener: 3 personas, personas sonriendo, personas de pie, niño(a), árbol y exterior