Viernes 20 de Enero de 2017

ADICCIONES: Terminamos la semana con el testimonio de Juan Manuel, que llegó a Fundación Manantiales para recuperar su vida.


Mi nombre es Juan Manuel y voy a contarles mi historia. Empecé con mi adicción a los 13 años aproximadamente tomando solo en la esquina antes de ir a dormir a mi casa, creo que en parte por curiosidad y lo que sí estoy seguro es que necesitaba la aceptación de la gente desesperadamente, en mi casa no estaban muy bien las cosas y venía de una primaria en la que tuve que aguantar años de maltrato de mis compañeros solo por el hecho de que yo soy gordo sin importar si era bueno o no, a parte de sufrir la separación de mis padres.Ya en la secundaria cuando empecé a tomar mis compañeros me empezaron a ver como una especie de rebelde y eso me daba atención ¨estaba bueno´´. La falta de control en mi casa con mis padres separados y la enfermedad de mi madre (consumo de alcohol y pastillas) estando en su etapa inicial me fue dando una ´´libertad´´ que terminó en un aumento de las dosis, los días y los motivos válidos para consumir.El consumo me hizo principalmente convertirme en una persona desagradable para mi mismo y obviamente para mi familia, perdí la confianza de ellos, mis amigos que realmente me querían bien por irme con conocidos a los cuales no le importaba, me lastime hasta el punto de vivir encerrado solo consumiendo, fallando como pareja y como padre, yendo a buscar a mi hija al colegio a la salida de la tarde y dejándola en la puerta después de dar una vuelta manzana pensando que era la entrada de la mañana, sola llorando y avergonzada delante de la directora y las seños. A esto hay que sumarle los malestares corporales y los gastos desmedidos de dinero.Si bien no estuve internado era el próximo paso si fallaba de vuelta y me ayudó mucho el testimonio de mis compañeros que estuvieron internados, para valorar las que llamamos ´´cosas cotidianas´´ que en realidad son las más importantes, como recibir un te amo de mi novia eterna o un te quiero de mi hija, compartir un mate o tomar la leche mirando los dibujitos.Hoy me siento mucho mejor conmigo mismo, todavía tengo algunas cicatrices del pasado que me incomodan un poco, por otro lado estoy aprendiendo muchas cosas nuevas y algunas que no son nuevas pero las aprendo de una manera diferente, como cuando era niño pero sin distracciones malas. Me veo un buen padre, un buen esposo (no estoy casado pero hace 16 años que estamos juntos) y cada dia que pasa me siento una persona un poquito mejor. Soy una persona más honesta para conmigo mismo y con el resto de la gente. Aprendi a decir NO a las cosas que no quiero, y a darle oportunidad a las cosas sanas que antes no me importaban pero hoy si. Me gusta ponerme muchas veces en el lugar del otro para que me ayude a comprenderlo de una manera más real. Me veo una persona reflexiva, que estoy aprendiendo a aceptar mis errores y virtudes.Recupere mi familia y no solo hablo de mi esposa e hija sino también a mis padres, hermanos y amigos (los buenos) y a mi familia de parte de mi señora. Recupere las ganas de reír y hacer reir. Mi confianza para hacer cualquier cosa que me ponga. Volví a tener la posibilidad de poner en algunos casos las necesidades de mi familia antes que las personales y sentir que mi familia hace lo mismo por mi.Vuelvo a tener tiempo para las cosas que me importan y son buenas para mi.Recupere mis ganas, mi fuerza, mis sentimientos, mi sonrisa, recupere MI VIDA, porque lo ultimo que había elegido vivir no es vida.

#MeSientoBienSinDrogas #EnManantialesSePuede

La imagen puede contener: una persona, exterior