Jueves 13 de Octubre de 2016

ADICCIONES: Terminamos la semana con el testimonio de Carlos quien llegó a Fundación Manantiales para recuperar su vida.


Mi nombre es Carlos, tengo 30 años, fui criado con mis padres, que nunca me hicieron faltar nada, fui a colegio privado. Cuando comencé el liceo, por querer aparentar, probé el primer cigarro. 

Luego en la etapa de mi vida cuando estudiaba y trabajaba, le agarre el gustito a la plata, comenzando a salir, conocer bailes, creía que si no tomaba alcohol no iba a disfrutar. En plena adolescencia, a los 15 años, en un cerrar y abrir de ojos, entro a mi vida el cigarro, el alcohol y la marihuana. En ese momento mis padres decidieron mudarse para afuera, y yo me quede con mi abuela, ellos no sabían que yo ya tenía problemas con las adicciones. Con 15 años pasaba los fines de semana en la esquina tomando alcohol y fumando marihuana. Un día yendo a comprar, no había, y solo había pasta base, a la cual accedí, quedando atrapado varios meses en el consumo de la misma a los 18 años, fue mi primera internación, no fue muy positiva, porque solo quería dejar las drogas y no el alcohol. Hoy tengo tres hijos divinos, perdí mi familia, trabajo, confianza, salud y momentos divinos que me perdí por la pasta base. Les hice mucho daño a la mujer que amo y mis hijos por el consumo. Hasta que un día mis padres me ofrecieron probar un nuevo tratamiento en Fundación Manantiales. Hoy lucho por mí, por mis hijos y por mis sueños. Quisiera que esto llegue a personas que pasan por lo mismo, que necesitan salir de las drogas. Estoy internado y agradecido a la fundación por el apoyo y la contención, llevo dos meses sin consumir, y me siento muy bien. Acá me han enseñado a vivir sin drogas y a valorarme como persona.Gracias a la Fundación.

#MeSientoBienSinDrogas #EnManantialesSePuede

La imagen puede contener: una persona , árbol, planta y exterior