Jueves 20 de Junio de 2013

Antonella Mirabelli murió sin atención médica por anorexia nerviosa al profesar una misteriosa religión


Cristián Mirabelli, padre de la joven de 19 años que falleció el sábado en Rosario del Tala solicitó al abogado Gustavo Baridón que inicie los trámites ante la justicia para determinar las causas del deceso y para que las otras seis hijas que tuvo con su ex mujer puedan recibir tratamiento médico en caso de que se presente alguna enfermedad.

María Antonella Mirabelli falleció el sábado pasado en Rosario del Tala, a 180 kilómetros al este de la capital entrerriana por padecer anorexia nerviosa luego de negarse, junto con su familia, a recibir tratamiento médico.

Los padres de Antonella, Verónica Rodríguez Rocca y Cristián Mirabelli, están separados desde hace seis años.

El abogado del padre narró, en conversación con radio Del Plata , detalles de las creencias religiosas de la familia materna. "Ellas han construido por la abuela una especia de religión que no es en realidad ni una secta ni una religión, ya que no sé cómo explicarlo", explicó para añadir que "dicen que son combativos contra las religiones tradicionales y las sectas".

Concretamente, la madre y la abuela de la joven decidieron hace un tiempo no recibir atención médica de ningún tipo. Es más, la rechazan, basándose en el precepto bíblico de que Dios cura todo mal, a raíz de lo cual Antonella murió. El letrado concretó que "tienen una rigidez en su concepción y dicen que confían en Dios y que lo que ha creado Dios es él quien lo puede salvar o curar o hacer feliz".

Evitar que las hermanas sufran lo mismo

El padre de las menores alertó del peligro que corren sus hijas, ya que, explicó su abogado, "no van al médico, pueden resfriarse o tener una infección pulmonar ya que no aceptan consejo médico".

En septiembre de 2012, el padre de la chica presentó ante la Defensoría de Pobres y Menores una queja por la situación de su hija, ya que la veía enferma y la chica, por sus creencias, no se realizaba tratamiento médico.

El Juzgado Civil y Comercial tomó el caso e inició los trámites, proceso quedó paralizado debido a que la joven se negaba a recibir tratamiento médico, y como era mayor de edad había que respetar su voluntad.Baridón reveló que la jueza María Elina Corral, a cargo del caso, pidió medidas alternativas para el tratamiento de Antonella, no compulsivas como el padre había solicitado.

La chica y su madre se negaron al tratamiento por sus creencias religiosas y finalmente la fiscalía pidió que se respete la voluntad de Antonella debido a que era mayor de edad.

El fiscal Samuel Rojkin, que intervino en el caso, aclaró que "se hizo todo lo posible por salvar a Antonella", pero reconoció que el Estado no podía internar por la fuerza a la mujer mayor de edad y en uso de sus facultades mentales.

El padre de las chicas quiere que se aplique la ley de Salud Mental, en la que se habla de la protección de las personas. Eso lo explicó el propio letrado al alertar que las otras 6 hijas son menores de edad. "Los mayores de edad quedan excluidos ya que pueden expresar quedar al margen de asistencia médica por cuestiones religiosas, se respeta la libertad del paciente", destacó Gustavo Baridón. "El padre quiere sacar de ese ámbito en el que viven sus hijas, que cambien de forma de pensar y acepten asistencia médica", agregó.

Fuente: La Nación