Miercoles 23 de Mayo de 2012

Un cuadro en franco crecimiento


El consumo problemático de sustancias, que incluyen el alcohol, constituye actualmente uno de los mayores problemas de la salud pública, siendo también un fenómeno social complejo, que demanda que sobre él se haga una exhaustiva evaluación para poder encontrar soluciones.

El ingreso en unidades asistenciales de urgencia es una modalidad de presentación de estos cuadros, de frecuencia cada vez más creciente, cada vez más graves y a más temprana edad de los pacientes que consultan.

Durante 2011 se asistieron 2086 consultas por intoxicaciones agudas con sustancias de abuso en la División Toxicología del Hospital Juan A. Fernández de la ciudad de Buenos Aires; el 49% de ellas correspondieron a intoxicaciones agudas graves por bebidas alcohólicas, siendo el grupo de menores de 20 años y del sexo femenino el de mayor crecimiento.

El consumo de bebidas alcohólicas en exceso se ha transformado en "normalidad" en la adolescencia y en grupos de adultos jóvenes, donde el objetivo en muchos casos es "perder el control", para lo que es "necesario" intoxicarse. Y además en estos grupos "no beber" significa quedar afuera, ser excluido del grupo de pertenencia.

En muchas ocasiones las bebidas alcohólicas de alta graduación se consumen asociadas con medicamentos, como los psicofármacos, lo que agrava el cuadro y las manifestaciones de agresividad, o las denominadas "bebidas energizantes", lo que les permite ingerir cantidades superiores por disminución de las señales de fatiga y aumento del estado de alerta.

Las causas de ingreso en las salas de urgencia hospitalaria son múltiples: intoxicación aguda, pérdida de conocimiento, estados de inconsciencia, alteración de la conducta, agitación psicomotriz, lesiones por caídas, lesiones por riña, accidentes de tránsito, todas situaciones de gran riesgo personal y graves implicancias médicas.

Las campañas de promoción de la salud, el estímulo hogareño de hábitos y conductas más saludables, acompañado de una actitud coherente de los padres para con éstas es el camino por recorrer para quebrar la tendencia..

Por Carlos DanimPara La Nación